Straight Outta Compton, por encima de otros biopics

14:10 en el barrio de la Ópera de París, una cola se ha formado bajo una lluvia torrencial.


El público es un melting-pot de generaciones y de culturas: ancianos perdidos pero interesados, también está el mítico padre nostálgico de la edad de oro del rap americano y los aficionados del género que brillan por sus collares de oro y dientes de diamante. El vestuario es siempre apropiado: Nike Miami Court Hi, baggy, camiseta ancha negra de 2pac, Dre, Cube y gorras de todo tipo. No hay duda, es un Disneylandia West Coast.

La masa compacta empieza a comentar los trailers y espera asistir a un espectáculo gangsta.



Por qué gangsta? Porque el grupo de rap N.W.A – Niggaz Wit Attitudes lanzó un estilo que es el gangsta rap. Esta corriente tiende a hablar de armas, drogas y de enfrentamientos con la policía. No es una crítica sino el reflejo de una realidad que se vivió a finales de los 80’s principios de los 90’s en Estados Unidos.

La película trata del rap west coast que nació  en un barrio lúgubre de Los Angeles, Compton, escenario de enfrentamientos entre policías supremacistas y matones líricos.

Los créditos dan rápidamente el tono de lo que va a ser la proyección: música, humo, sexo, drogas y guns. Los planos son cortos, impactantes y llenos de tensión, cada giro obedece a una rítmica parecida a una ráfaga de balas de ametralladora.

Los actores ejecutan perfectamente su tarea, son fuertes, oscuros de piel y de alma y los rasgos del intérprete del papel de Ice Cube son iguales al original, efectivamente O’Shea Jackson Jr. es el hijo del mismo Ice Cube, fácil. Dr. Dre, Eazy E, MC Ren, Ice Cube, DJ Yella,están todos presentes y el tiempo se para.

nwa-straight-outta-compton-06182014-115334

Se sigue durante dos horas y media las aventuras del “grupo más peligroso en el mundo”. La audiencia se deleita de las anécdotas de la banda gangsta, de sus idas de ollas como de sus provocaciones en contra de las autoridades. Así, se desvela la historia muy polémica de Fuk da Police durante un concierto del grupo en Detroit.

Boom,boom, boom, yeah, I was gunnin’, la sala oscura se convierte en una sala de concierto, el público pega un salto en el pasado y disfruta de un bolo de esas bestias de la rima. Dre está pinchando,  Cube rapea, Eazy E garantiza un show increíble y los espectadores parisinos se levantan para rapear y bailar al unísono.

N.W.A- Straight Outta Compton, no es el peliculón que se esperaba y padece de un síntoma recurrente cuando se trata de relatos sobre el rap: la caricatura del rapero que bebe whisky de la botella, que provoca peleas y que se acuesta con todas las prostitutas del estado. Puede ser y sin ningún problema. Pero hubiera sido más interesante observar el proceso creativo, la dinámica de los versos o la rabia de esos chavales discriminados por un sistema de segregación moderna.

C-rnVLZVFFxx

Aun así se puede considerar que esta obra está por encima de otros biopics del estilo explicando primero el boom del grupo en un clima muy violento y luego la implosión de la banda por el efecto del éxito y el dinero. En definitiva, es una reconstitución hiperrealista de la época.

La actriz principal de la película es la música: se pueden reconocer  las influencias funk de Dre como Parliament y  Zapp. Por otro lado, la audiencia se arrodilla ante el flow de Cube y la energía enfurecida del quinteto.

N.W.A de J. Gary Gray es una obra altamente recomendada a los aficionados de rap porque los guiños constantes a la cultura urbana son placenteros y por otro lado el largometraje eleva el rap a lo que es de verdad, un arte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *