¿Quienes son los personajes que aparecen en el Guernica de Picasso?

¿Nunca te has preguntado por qué es tan famoso el Guernica de Picasso? ¿O por qué el artista decidió usar tan sólo una paleta de grises? Aquí intentaremos desvelaos paso a paso los aspectos más importantes de la obra maestra del padre del cubismo, desde una breve situación histórica hasta alguno de los dibujos más pequeños que completan el cuadro

Invierno del año 1941. El Tercer Reich es dueño de casi toda Europa. Pablo Picasso vive y trabaja en el último piso de una vieja casa en la Rive Gauche de París. En una de las visitas regulares que realizaba la Gestapo al taller del artista uno de los allí presentes se fija en que hay unas postales sobre una mesa. Unas postales de un cuadro aparentemente desordenado, caótico. Un arte, según ellos, degenerado.

– ¿Tú hiciste esto?
– ¡Oh no!, ustedes lo hicieron. Adelante, toma uno de recuerdo.

Nace la leyenda.

Pero comencemos por el principio, por el encargo. Pablo Picasso desde hacía tiempo estaba consagrado como el mayor y mejor artista moderno, así que cuando el bando republicano tuvo la oportunidad de pedir “auxilio” al artista no dudaron ni por un segundo. Le pidieron que hiciese un cuadro para el pabellón de España que se incluiría en la Feria Mundial que tuvo lugar en París el verano del año 1937. Aceptó, aunque no tenía ni idea de qué iba a pintar. Pero de repente, sin esperarlo, un día ojeando el diario francés Ce Soirvió en portada una foto nocturna de un pueblo español en llamas. Entonces fue cuando se leyó el reportaje que contaba la trágica historia de la tarde del 26 de abril que tuvo lugar en el pequeño pueblo vasco de Guernica. La inspiración le había llegado.

Entonces empieza el Guernica de Picasso.

A continuación, desglosamos el cuadro en 10 grandes puntos que vamos a analizar para que así podáis comprender mejor la obra del gran artista. Trataremos temas tan diversos como la composición, los personajes… así como algún boceto inicial. ¡Adelante!

1
La composición
Aunque aparentemente el Guernica sea de una modernidad abrumadora, compositivamente hablando ha de recalcarse que es más clásico de lo que parece a primera vista. Como se observa en la foto tiene una estructura tripartita, pudiéndose comparar con los antiguos retablos-trípticos. Además de dicha disposición, también existe una jerarquía piramidal constituida por dos triángulos concéntricos y simétricos respecto la mitad del lado mayor del cuadro. Esta composición tan monumental sumada al gran tamaño de la obra (7,8m x 3,5m) dan pie a pensar que fue concebido como un gran friso, como un gran fondo monumental que apoyara la causa pacifista.

Asimismo, la paleta de colores escogida refuerza esa idea ya que se relaciona directamente con la tonalidad de la piedra esculpida, un hecho que le otorga el poder, la fuerza y la inmortalidad que un fino lienzo no sería capaz de concederle por sí solo. 

2
El toro

Leyendo el cuadro de izquierda a derecha y de arriba a bajo la primera figura con la que nos encontramos es el toro. Es un símbolo recurrente en las obras de Picasso, y en este caso normalmente se asimila como un autorretrato. Se interpreta como el autor horrorizado al ver tal atrocidad, con unas orejas en forma de puntas de cuchillo escuchando los gritos de dolor y protegiendo a la figura de la madre que se sitúa justo debajo de él. Así que el toro es él, el propio Picasso, el testigo necesario para clamar al mundo la brutalidad de la guerra.

3
La madre con el hijo

Justo debajo del toro se encuentra, resguardada por el animal, la figura de la madre que sostiene a su hijo muerto. Esta figura, como muchos habréis adivinado, al igual que la composición, también es clásica: La Pietà, el símbolo del dolor de una madre por antonomasia.

Detalle de la figura de la madre con su hijo

Detalle de la figura de la madre con su hijo

En esta composición son muy importante las cabezas de dichos personajes. Por un lado, la del niño, que con la cabeza dramáticamente caía y los ojos en blanco, sin pupila, nos hace adivinar que está muerto. Por otro, la madre, cuya posición de la cabeza nos sugiere que busca el consuelo imposible del cielo, o incluso del animal. Sus ojos, muy importantes para este personaje, tienen forma de lágrima, otro símbolo más del desconsuelo de la mujer, además de la punzante lengua que imprime en nuestras mentes un agonizante chillido de dolor.

4
El guerrero

Dibujando la base del triángulo compositivo se encuentra en la parte baja del cuadro el guerrero muerto. En los bocetos iniciales este personaje era representado como un gran héroe clásico, con su casco helénico y la lanza junto a su cuerpo, pero en el proyecto final se rechazó tal idea. De este modo se transmite esa idea de vulnerabilidad de los personajes, de representar que la ciudad estaba indefensa contra el cruel ataque.

Detalles de los estigmas de los personajes y del boceto inicial del guerrero

Detalles de los estigmas de los personajes y del boceto inicial del guerrero

Además, otra referencia al clasicismo bastante importante en esta obra son los estigmas que se representan en muchas de las manos que aparecen en la obra. Inevitablemente se relacionan los cuerpos yacentes con los de Jesucristo, para así cambiar las tornas del gran guerrero cristiano, Francisco Franco.

Detalle de la flecha junto al guerrero

Detalle de la flecha junto al guerrero

Pero aún hay otro símbolo más, también clásico, aunque esta vez modernizado por la forma cómo se representa. Se trata de la flecha ascendente que se encuentra junto al guerrero, simbolizando así la ascensión de su espíritu al cielo.

5
Las luces

Fijándonos otra vez en la composición general del cuadro, se ve perfectamente como los dos focos de luz están en la cúspide de la jerarquía piramidal. Y es que esos dos focos representan las dos grandes potencias y bandos de la guerra civil española. Por un lado, la enorme lámpara se nos presenta como un gran ojo controlador que todo lo ve y todo quiere dominar. Justo a su lado, un pequeño quinqué fuertemente agarrado por el hermoso y musculado brazo una civil – que más abajo describiremos – se abre camino ante el desastre. De este modo se nos presenta una dualidad, la dualidad de la guerra civil, del bien y del mal.

A parte de los objetos, el hecho de tratar el tema de los focos de luz nos da pie a analizar la luz en sí misma. Durante gran parte de la historia del arte la luz ha sido portadora de la belleza, de la fuerza, del honor. En este cuadro, por lo contrario, se nos presenta la luz como el objeto exterminador, como la herramienta que se usa para la matanza nocturna.

Detalle de "la República" sujetando el quinqué

Detalle de “la República” sujetando el quinqué

Lo que se refiere al personaje portador del quinqué, muchos coinciden en que es una figura alegórica a la República que, devastada por lo que están viendo sus ojos, se lleva la mano al pecho, un símbolo universalmente patriótico.

6
El caballo

Se trata del objeto, ópticamente hablando, principal del cuadro – debido a su situación y tamaño dentro de la obra.

Detalle del caballo en el centro del "Guernica"

Detalle del caballo en el centro del “Guernica”

En este se adivina una gran herida romboidal, de un contraste extremo entre el blanco y el negro que la forman, enfatizando así los horrores y la brutalidad de la situación. Además el autor dispone sobre el mismo animal una lanza que lo atraviesa mortalmente, un símbolo grabado en su mente – al igual que el toro – gracias a una corrida de toros a la que asistió en su visita a España en el año 1934.

Otro detalle indispensable para comprender bien el cuadro se esconde en la textura que Picasso y Dora, su segunda amante, le dieron al cuerpo del animal. Si observamos el conjunto, uno se da cuenta como esa textura favorece a que el cuerpo del caballo se disuelva en un mar de letras de periódico. Las marcas son ilegibles pero por encima de ellas está la cabeza que todo lo domina, la fuerza del arte abriéndose caminoentre el zumbido de noticias.

7
La mujer coja

Esta mujer, que parece que intenta escapar de tal situación, se dirige hacia la luz aunque parece paralizada al ver el horror que ésta ilumina. Destaca de esta figura la pierna izquierda que muchos críticos consideran ya muerta, por el color que tiene comparándola con la otra pierna de la misma figura. Su brazo parece disponerse en dicha extremidad para tapar una posible hemorragia.

Otra vez, otro personaje figurativo de otro tipo de horror de la guerra: el intento de huída de los supervivientes.

8
El hombre (¿mujer?) en llamas

Este personaje representado a la derecha del cuadro representa para muchos los ciudadanos de Guernica que murieron a causa de la lluvia de bombas incendiarias que terminó por arrasar la población. Dicha persona, dispuesta como el personaje central de El tres de mayo de 1808 en Madrid de Francisco de Goya, alza sus brazos al cielo como implorando a la implacable aviación que deje de bombardear la ciudad.

9
La paloma

En medio de este horrible caos el artista decide colocarnos una pequeña y casi indistinguible referencia a la paz: una paloma. Cabría esperar que ésta tuviera un papel primordial en el cuadro o al menos un color blanco puro, pero no. El artista representa así la paz del pueblo rota, ensuciada y asesinada por las tropas italiano-alemanas. Una paz que, juntamente con los personajes representados, parece exclamar al cielo que cese la violencia.

Detalle de la paloma

Detalle de la paloma

10
La flor

En los bocetos iniciales de el Guernica, Picasso muestra bastantes más símbolos de esperanza que la finalmente representada tímida flor. Empieza con un puño alzado, con Pegaso emergiendo de la herida del caballo… pero termina en una simple y humilde flor.

Detalles de bocetos iniciales del "Guernica"

Detalles de bocetos iniciales del “Guernica”

¿Por qué termina la esperanza reprimida en esa diminuta flor? Porque Picasso no representaba el resurgir del pueblo español, no representaba la esperanza de conseguir un mundo mejor, Picasso representaba su propia versión de Los desastres de la guerra de Goya. Aquí no hay esperanza, tan sólo queda espacio para la brutalidad y la desesperación. Esto es la guerra. Esto es Arte.

CategoríasArs

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *