Las películas con más estilo de los Oscar

Ayer, a las 14.30 del mediodía, se hacían públicas las nominaciones al reconocimiento cinematográfico más importante: los Oscars. La película revelación del año, “The Artist”, y la última creación de Martin Scorsese, “La invención de Hugo”, se han erigido como favoritas con 10 y 11 nominaciones respectivamente. Nosotros ponemos el ojo en las categorías de Dirección artística y Diseño de vestuario por ser las que hacen referencia al estilo, la estética y la moda.

LOS NOMINADOS:

Dirección artística: The Artist, Harry Potter VII, Hugo, Midnight in Paris y War Horse.

Diseño de vestuario: Anonymous, The Artist, Hugo, Jane Eyre, W.E

El vestuario y  la decoración o dirección artística son herramientas esenciales para descubrir el mundo interior de los personajes. El hogar y el estilo de vestir lo dicen todo de la personalidad de uno mismo. En el cine, ambos aspectos deben potenciarse exponencialemente, llevarse al extremo, puesto que tenemos que llegan a conocer y empatizar con un personaje en tan solo 90 mintuos. De ahí la importancia de estas artes en el cine. El histórico demuestra que un ingrediente casi indispensable para poder optar no solo al premio, sino también a la nominación en cualquiera de estas dos categorías es ambientar la película en otra época, ya sea pasada, futura o irreal. Este año, no ha sido una excepción.

Jane Eyre

La undécima adaptación de la novela de Charlotte Brontë (1847). Recrea una de las épocas favoritas del cinematógrafo: la victoria (Inglaterra del s.XIX). Respecto al vestuario son clave la austeridad y los colores oscuros, propios de la oscuridad del romanticismo, ya que la moda en esta época estaba profundamente influenciada por el arte, literatura y teatro gótico. Pero la sobriedad no implica la ausencia de detalle: los delicados encajes, el terciopelo, los elegantes camafeos y las perlas más propios de las clases altas. En Jane Austen podremos disfrutar de vestidos rígidos, almidonados, con mangas pegadas al cuerpo, cuellos altos de encaje y los clásicos sombreros para el sol estilo regencia o “bonnet regency”.

“Hugo”

La favorita de este año nos traslada a la Francia de los años 30. Esta y “The Artist” son las únicas nominadas a ambas  categorías. Todavía no se ha estrenado en España pero huele a vapor de trenes y polvo de libros viejos. Algunos de sus fotogramas prometen ser un baúl de antigüedades y reliquias.

LAS OLVIDADAS. Sorprende la ausencia en estas categorías de las películas “The Tree of Life” y “The Help”. “El árbol de la vida (The tree of life) se sitúa en los años 50. Sobriedad y precisión son los adjetivos que definen su puesta en escena. No obstante, no ha parecido suficiente para deslumbrar al jurado.

Por el contrario “The Help“, ambientada una década más tarde, es un escaparate de colores llamativos, volúmenes y vestidos en movimiento.

 

NUESTRA APUESTA: LOS AÑOS 20. Hay dos épocas que el cinematógrafo recoge y retrata con especial belleza: los años 40 (tras la segundo Guerra Mundial hasta los primero 50) y los años 20. “Midnight in Paris” y “The Artist” escogen la segunda década del s.XIX; dos historias totalmente diferentes pero igualmente preciosas.

“The Artist”

La magnífica estética y dirección artística del filme nos embelesan durante los 98 minutos de metraje. Especial atención merecen los brillantes vestidos de lineas rectas que dejan espacio libre al movimiento del cuerpo, recién liberado del corsé. También es digna de admiración  la colección de sombreros de Peppy Miller, el personaje protagonista, solo aptos para peinados y recogidos de pelo corto. Mark Bridges, diseñador de vestuario, en una entrevista declara lo siguiente: “Cuando diseño el vestuario en una película siempre es mi intención ilustrar lo que está pasando en la historia a través del carácter propio de los trajes”.

 

“Midnight in Paris”

Woody Allen escogió a Sonia Grande para diseñar el vestuario de su nueva película y a Jim Clay para encargarse de la dirección artística. La española se ha quedado fuera de la nominación pero Jim Clay sí ha recibido su reconocimiento. Clay recrea el ambiente mágico y surrealista de los vanguardistas años 20 apoyándose en un vestuario y una decoración brillante. Construye el equilibrio perfecto entre la bohemia y el lujo, la vanguardia y lo clásico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *