La mona de seda: El pantalón de polipiel de Letizia

La princesa hace un par de semanas con unos pantalones de polipiel de Hugo Boss

La princesa Letizia tiene desde su compromiso con el príncipe seguidores y detractores a causa de sus estilismos. Especialmente, por vestir casi exclusivamente de Felipe Varela y por no dar una oportunidad a otros diseñadores españoles, objetivamente, mejores que su favorito.

Desde luego ha habido un triple salto mortal desde aquel sastre pantalón blanco holgado de estilo Armanide Adolfo Domínguez con el que se presentó el día de su compromiso con el príncipe, hasta esa reciente aparición en un acto oficial vestida con leggings de polipiel (de Hugo Boss). Su último vestuario no es desde luego un asunto de estado, pero sí es indudablemente un reflejo de algo. Los estudiosos del fenómeno de la moda dicen que ésta es, entre otras cosas, un espejo de lo social, el medio a través del cual se refleja el estado de una sociedad y los cambios que en ella acontecen. Siguiendo el razonamiento, ¿qué significa que la futura reina de un país presida un acto oficial con una indumentaria más vinculada a los Guns and Roses?

Letizia en el día de su compromiso con el príncipe vestía un traje de chaqueta pantalón blanco de Adolfo Domínguez

Que el punk-grunge, es una realidad muy extendida en la moda actual, gracias a Slimane, y que la parafernalia de las tachuelas y el polipiel invade todas las tiendas de low cost en este otoño invierno 2013-14, es algo innegable. Quizás este movimiento pendular al otro extremo del look de la princesa, no sea más que un reflejo interesante del bamboleo que está sufriendo la monarquía española, que de tanto “usarla”, léase corruptelas, amores y desamores,- se ha quedado desubicada.

Los estudiosos dicen también que la moda es un lenguaje personal, una forma de expresar a través de lo que llevamos puesto, nuestro mundo de valores, en cierta forma nuestro modo de ser, nuestra afinidad con determinados grupos sociales y, sobre todo, también nuestras aspiraciones personales. Y la princesa no es una excepción. Es decir, de su pantalón rockero se pueden extraer algunos rasgos interesantes.

1
Es obvio, y así lo han confirmado varias veces fuentes cercanas a la casa real, que ella elige su vestuario personalmente. A la vista está que no sigue las pautas más tradicionales vinculadas a la monarquía, estamento clásico y tradicional donde los haya. Basta compararla a las infantas. A Elena y Cristina no las habíamos visto nunca, ni siquiera, con pantalones pitillo, una prenda que subraya en exceso la parte inferior de la anatomía femenina.

2
El segundo que le gusta manifestar su delgadez, sin ningún tipo de disimulo. Princesas delgadas, haberlas haylas; pero princesas que quieran subrayar con insistencia su delgadez, parece ser la única.

3
Que Miranda Kerr es su icono de estilo. El look era una fotocopia del estilo personal de la top. Zapatos rojos incluidos. La princesa sabe que Miranda es, especialmente desde que ha protagonizado las campañas de Mango, inspiración de las más jovencitas. Así, parecerse a Miranda, podría ser desde su punto de vista un camino interesante para que las generaciones más jóvenes caigan en la cuenta de lo “moderna” que es la monarquía en los últimos tiempos y la apoyen.

La top Miranda Kerr en una de sus salidas con pantalón de cuero negro y zapatos rojos

4
Consecuencia de lo anterior, Letizia no quiere parecerse a las reinas y princesas europeas más valoradas, léase, Máxima de Holanda, Mary de Dinamarca o Mette Marit de Noruega. Todas demasiado clásicas. Ni siquiera a Kate Middleton, que más joven aún que la princesa, no se ha atrevido, aún, a aparecer en un acto oficial con pitillos de cuero.

Audrey Hepburn, icono de elegancia atemporal sin estridencias decía sobre la moda: “¿a qué viene tanto cambio? Cuando encuentres tu propio estilo, no deberías cambiarlo”. ¿Será que Letizia no ha encontrado aún el suyo? ¿Qué lo sigue buscando? ¿ O simplemente que la sociedad española ha cambiado tanto que ahora las plebeyas ya no se conforman con ser princesas, sino que a lo que verdaderamente aspiran es a ser top models?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *