La crítica supone nunca decir ‘me gusta’

PAMPLONA.
Pamplona. Enero de 2012. Un cine cualquiera proyecta ‘Los Descendientes‘. Cuatro jóvenes no paran de arrellanarse en su butaca. Apenas aparece el primer título de crédito, una de ellas farfulla: “Vaya mierda de película; no vale para nada… a esto no le pueden dar ningún premio”, a lo que su amiga contesta: “Pues creo que han dado a George Clooney el Globo de Oro a Mejor Actor y ha recibido muy buenas críticas…”. Al sentirse aludida, la primera joven le replica: “¿Me estás diciendo que no sé de cine? Esto es infumable, y como actor lo entiendo, pero esto no es una buena película ni de lejos; y la crítica puede decir misa”. Esa semana ‘Los Descendientes’ ganó los premios de Mejor Actor y Mejor Película Dramática en los Globos de Oro. A la siguiente, la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de EEUU la nominaba al Oscaren la categoría de Mejor Película.

 

Si bien es cierto que se trataba de una película cuyo tono melodramático y ritmo contenido hacían de ésta una cinta más profunda que propiamente entretenida, esa joven -muy a su pesar- no sabía de cine. Sin embargo, tampoco es la primera ocasión en la que alguien dice algo similar. Cada vez son más los espectadores que al salir de una película emiten un juicio en base a lo que les ha gusta o disgustado sobre la película. Pero aún son más los casos en los que esas opiniones acaban transformándose en juicios universales, a través de comentarios tan usuales como ¡qué películón!, que no encuentran más argumentaciones que las de aquellas que radican en sus gustos personales. Y mientras sucede esto, arremeten contra críticos o profesionales del medio por institucionalizar lo que ellos consideran unaopinión. No se trata de un fenómeno novedoso. A los espectadores cada vez más les cuesta discernir aquello que les gusta de aquello que es sencillamente bueno.

Las películas deben ser viajes que se experimenten de forma subjetiva. Pero a lo que muchos se les escapa es que, en los filmes, también hay cierto grado de corrección que por ende debe ser evaluado. A todo ese proceso le llamamos crítica. No se trata de algo banal, sino un auténtico ejercicio de reflexión e interiorización de una película. Un crítico debe vislumbrar aquello que un espectador simplemente contempla con el fin de argumentarle a éste último la calidad de una obra. Y es que el patrimonio de cualquier buen profesional de la comunicación es la de ver aquello que los demás no ven. En este sentido, el buen crítico es aquel que sabe valorar de forma objetiva la labor de la fotografía, el acierto de la dirección artística, el sentido del guión, la verosimilitud de las interpretaciones o el acierto de la dirección, entre otros; al tiempo que se aleja de aquellos que lo único que saben es realizar reseñas vacías o frases grandilocuentes que nunca llegan a buen puerto. Sólo así el espectador podrá llegar a preciar la calidadartística de una obra, independientemente de sus gustos personales.

Las películas son obras que configuran la cultura visual contemporánea y sirven de fuente de inspiración para nuevas creaciones. En este contexto, la crítica se convierte en un foco que, no sólo evalúa el acierto de los cineastas, sino que además es capaz de contribuir en la configuración de la opinión pública en tiempos cuya crisis, no sólo es económica. De ahí que sea tan relevante. De lo contrario, la labor de André BazinJean-Luc GodardFrancois TruffautÉric RohmerClaude Chabrol y Jacques Rivette no habría tenido ningún sentido y aquello que habrían concebido como cine moderno no habría inspirado a otros a observar la realidad y no sólo actuar en ella. Nunca habríamos llegado al cine antropológico y existencialista, y al no existir esas corriente tampoco se hubieran llegado a bifurcar en los dos caminos que parecen definir el cine contemporáneo: la tendencia que observa al hombre en relación al cosmos y aquella que mira hacia el pasado para enfrentarse al posmodernismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *