Ideas para tu piso: Llena tu habitación de luces

Las navidades han pasado, lo sabemos. Pero se nos ha ocurrido que mejor no tires las luces que compraste para el árbol, porque puedes darle uso durante el resto del año y convertir tu habitación en un sitio más especial.

Una de las claves para decorar tu habitación está en la iluminación. La temperatura de la luz, el color, debe estar controlado a tu gusto, pues es el que crea los ambientes en los espacios. No es lo mismo tener una lámpara en la que la bombilla ilumina directamente que otra que filtre la luz con un cristal blanco o una tela. Tú eliges.

¡Muy barato! Recuerda que el precio de estas luces es bajísimo. Puedes encontrarlas en bazares chinos por 80 céntimos euros la tira entera.

Las bombillas de navidad, en concreto (y por eso las traemos), son complementarias. No pueden ser las únicas que iluminen tu habitación (por ejemplo, no son para estudiar). Pero sí puedes utilizarlas por la noche, para leer o estar en el ordenador. Creará un clima tranquilo, con luz baja y blanca, ideal para relajarte. Aquí van unas cuantas ideas:

1
Quedan muy bien decorando la pared. En el ejemplo podemos observar cómo la decoradora utilizó las luces para colgar unas fotografías sin marco sujetadas con una pinzar de colgar la ropa. O, también, con un poco de blue-tack te puede quedar muy bien como cabecera de cama.

2
Como cabecera de la cama. Puedes poner algunas enrolladas en la cabecera, pero si no tienes (muchas de las camas modernas no la traen) puedes hacer una cortina de luces desde el techo hasta la cama (como en la imagen de ejemplo). Además, pueden servirte como luz auxiliar de lectura sin tener que poner la general al descansar por la noche.

3
Que caigan desde el techo. Si las colocas desde el techo, conseguiras que caigan (apoyadas en la pared o colgando en la habitación). Mejor quedará si no tapas el cable que las une y, si además, las pones irregularmente, de manera desordenada. Parecerá más espontáneo y poco regular. Más natural, que es al final el objetivo de estas luces.

4
Para enmarcar una ventana. Tanto de día como de noche queda genial. Normalmente las marcos de madera que vienen con las ventanas no resaltan. Colocando las luces consigues contrastar más el espacio interior y el exterior, a modo de cuadro en la pared.

5
Rodeando espejos y objetos. Aunque sea como simple decoración (sin tener como objetivo la utilidad de la luz para iluminar) también funciona la idea. Espejos, armarios, cuadros… lo que se te ocurra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *