“En China se usa la misma palabra para decir ‘crisis’ que para decir ‘oportunidad’”, Pablo Seijas

Pablo Seijas, cantante y compositor de Misterioso Viaje a Holanda, emprende proyecto en solitario con su nuevo disco Para Brillar. El disco todavía no ha visto  la luz, pero Pablo nos dedica en exclusiva y en acústico un nuevo tema de su inminente disco desde los estudios Audiomatic en Madrid.

Tras un par de años rodando con tu grupo Misterioso Viaje a Holanda, compartiendo escenario con grupos como Nouvellle CuisineNiño y Pistola en escenarios como el Sonorama o presentando el disco en los conciertos de  Radio 3, ¿cómo surge la idea de abrir un camino en paralelo?
La idea surgió durante la grabación del primer disco de MVH. Además, durante la gira de presentación fui escribiendo canciones que en principio íbamos a probar con el grupo, pero pronto vi que tenían un aura distinta, más personal, menos “de banda”, todas de corte melódico y con tendencia a lo introspectivo y a lo personal. Hace aproximadamente un año se me ocurrió grabarlas poco a poco, en casa, para darles una oportunidad y que la gente las  conociera. Me apetecía grabar algo tocando yo todo.

Y el proyecto creció.
Sí, aquella fue la primera idea, pero el proyecto fue creciendo y el resultado cada vez era mejor, así que decidí invertir un poco más en el trabajo y contar con colaboraciones en los arreglos. Cuando escribes canciones para un proyecto con el que ya has lanzado un primer disco, necesitas ir orientando lo que creas hacia un estilo más concreto, y yo tenía muchas canciones que me pareció que pertenecían a otra cosa muy diferente a MVH. Este proyecto paralelo mío ha ayudado también a que MVH ahora sea una banda mucho más coherente y definida y eso se notará en el segundo disco del grupo que estamos ya preparando.

Este proyecto paralelo mío ha ayudado también a que MVH ahora sea una banda mucho más coherente y definida

Entonces no ha sido un disco compuesto de golpe ni con intención de publicarlo, has ido por lo que cuentas poco a poco…
Algunas canciones tienen varios años ya, otras son más recientes. Son canciones de búsqueda interior, de amor, protesta y de pérdida. Todas ellas están rodeadas de un halo de sensibilidad muy personal, muy conectado con lo que han sido los últimos años de mi vida en el plano sentimental. A veces noto que me estoy haciendo mayor (risas)… Pero lo que  quería hacer, y creo que he conseguido, es el disco que a mí me gustaría escuchar por ahí, el disco que yo compraría. Para mí, ha sido como una liberación, una “terapia” gracias a la cual puse en orden mi pasado, mi presente y senté los cimientos de lo que podría ser mi futuro. Todo proceso artístico está íntimamente ligado a la vida personal del que crea, y quise que todo el disco estuviera impregnado de ello. Una palabra que lo definiría es “sinceridad”. Son canciones que salen del alma, sin tapujos y sin pensar mucho en las  reacciones de quien pueda escucharlo, ni en su éxito comercial. Eso me gusta, porque creo que cuando alguien se abre y hace algo sincero, triunfe o no, la gente lo respira.

Son canciones que salen del alma, sin tapujos y sin pensar mucho en las  reacciones de quien pueda escucharlo, ni en su éxito comercial

Has contado con ayuda en la edición del disco, ¿ podrías contarnos quién te echo una mano?
La grabación se fue completando poco a poco, mi hermano Adrián (batería de MVH) grabó las baterías, y yo fui construyendo los temas en torno a ellas. Grabé los bajos, los pianos, las guitarras, las voces… aunque conté con más colaboraciones puntuales que enriquecieron mucho el resultado. Ahora estoy terminando la mezcla, con JM Rosillo, un productor que me encanta y con el que hemos mezclado también el primer disco de MVH, “Nunca Taxi”.

¿Qué caracteriza a este primer proyecto en solitario? ¿Cómo lo definirías?
Si tuviera que escribir palabras que conceptualizaran el contenido del disco diría “libertad”, “sensibilidad”, “melodía”, “letra”, “intimidad”. Es un álbum personal, sincero, épico a veces, rabioso por momentos… en definitiva, un trozo de mí. Lo he llamado “Para brillar” porque, además de ser el título de una canción, creo que condensa lo que contiene, mis últimos años de vida, con sus decepciones, pérdidas, pero también con sus esperanzas.

¿Puedes poner un ejemplo?
“Crisistunidad”. Es una canción escrita a una mujer que no conozco aún, que no ha llegado, y le pido que aparezca en mi vida, como si fuera ya “algo de mí”. Dicen en Los Simpson que en China se usa la misma palabra para decir “crisis” que para decir “oportunidad”… ese es el tono que se respira en buena parte del disco. Y naciendo de la sinceridad, espero que a la gente le llegue de la misma manera.

CategoríasArs

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *