El arte de Marina Abramović: cómo expresar el mundo a través del cuerpo

Mayo, 2010: una señora de nariz prominente y melena oscura se levanta de una silla, se arrodilla y después se pone derecha. Lleva un vestido blanco hasta los pies. Tiene aspecto de estar cansada y haber llorado mucho. Lo más peculiar de todo esto es que ocurre en una gran sala blanca del MoMa de Nueva York mientras cientos de visitantes aplauden.

¿Por qué aplauden? Simplemente porque esa señora había estado sentada ahí durante mucho tiempo y ya había decidido levantarse. Suena un poco a chiste, pero la imagen de la escena cambia radicalmente cuando se entera uno de que esa señora llevaba setecientas dieciséis horas y media sentada en aquella silla, inmóvil, concentrada en los cientos de miles de personas que habían hecho cola, durante tres meses, para verse cara a cara con la artista. Sí, resulta que la señora de la nariz prominente es artista y su nombre es Marina Abramović. Como si de una actriz de teatro se tratara, mira a su público llevándose la mano al pecho, da las gracias y se va. La performance se titulaba “The artist is present”.

¿Quién es Marina Abramović?
Muchos la consideran “la abuela del performance” y de hecho lleva más de cuarenta años trabajando este arte. Nacida en Yugoslavia, el 30 de noviembre de 1946, se crió entre dos figuras muy diversas: por un lado estaban sus padres, importantes comandantes comunistas que participaron en la Segunda Guerra Mundial, fríos, estrictos; por otro, su abuela, religiosa, muy espiritual y cariñosa. De esta conjunción surgió una mujer que aprendió a experimentar hasta las últimas consecuencias sobre su cuerpo y su mente. Las performances de Marina se caracterizan por su extremismo y su control del cuerpo a través de la disciplina y el equilibrio de la mente, llevándola a realizar trabajos en los que su integridad física peligra.

Pero, para poder comprender la obra de esta artista, es necesario explicar antes qué es el Performance Art: Especialmente en la segunda mitad del siglo XX, empezaron a surgir nuevas formas de expresión artística que buscaban superar las vanguardias y romper los esquemas, objetos e instrumentos del arte. De esta forma, se desarrollan corrientes alternativas como el video arte, el Land Art y el Performance. Fruto, en gran parte, del futurismo, el dadaísmo, el arte conceptual y el happening, el Performance Art se forma como una rompedora expresión artística en la que el artista se introduce físicamente en la obra, fusionándose con ella y siguiendo una máxima “el arte no debe ser diferente a la vida, sino que tiene que ser una prolongación de las acciones de la misma”. Surgen así, obras como “I Like America and America Likes Me” de uno de los artistas más representativos del performance: Joseph Beuys, en la que el autor es envuelto de pies a cabeza en una manta de fieltro y trasladado de Düsseldorf a Nueva York, donde se le introdujo en una galería durante siete días compartida con un coyote. Otros artistas importantes son: John Cage, Nam June Paik, Orlan, Carolee Schneemann o Yoko Ono.

Resumiendo, el performance es un arte que consistiría en acciones realizadas por uno o más individuos en un lugar y tiempo determinado, lo que le convierte en un arte efímero, que debe ser registrado mediante la fotografía o el video. Así, intervienen en la obra el tiempo, el espacio, el artista como medio de expresión y el público. Sentir el mundo a través de la experiencia personal del cuerpo.

I Like America and America Likes Me, por  Joseph Beuys. “Las performances nunca fueron una forma de arte regular, son una expresión artística alternativa. Quiero lograr que sea una forma de arte real y respetada” Marina Abramović.

Sin embargo, la obra de Marina Abramović destaca sobre las demás. Sus performances impactan de una manera muy diferente en el espectador y es porque la artista expone su cuerpo al dolor, ya sea cortándolo, flagelándolo, intoxicándolo… “Marina usa el cuerpo para hacer declaraciones”. A continuación, vamos a hacer un breve recorrido por algunos de sus performances más importantes y dividiéndolos en tres secciones: performances en solitario, performances con Ulay y performances tras el final de la relación con Ulay.

 

Performances en solitario

1
Ritmo 10 (1973): su primera performance y una de las más ilustrativas. En este proyecto, Marina realizó el juego ruso de dar golpes con un cuchillo entre los dedos de la mano. Cada vez que se cortaba, utilizaba otro cuchillo (en total veinte). Mientras tanto, una cámara filmaba la performance. Una vez acabada, la artista proyectó la cinta y volvió a repetir la performance con los mismos errores que la primera vez. De esta forma unía los errores del pasado con los del presente, en constante imitación.

2
Ritmo 2
 (1974): en esta performance, Abramović experimentó con el cuerpo y la mente consumiendo dos drogas diferentes. Una de ella atacaba al cuerpo, sufriendo convulsiones y actos involuntarios pero sin alterar la mente de la artista, que era completamente consciente de lo que ocurría. A los diez minutos, pasados los efectos de la droga, tomó otra que producía el efecto inverso, alterando su mente pero sin afectar a lo corporal.

3
Ritmo 0
 (1974): probablemente sea la más conocida. En esta, el público adquiere un papel protagonista. La performance consiste en una mesa con setenta y dos objetos, algunos pueden causar dolor y otros placer (tijeras, un cuchillo, un látigo, un cigarrillo, una pistola cargada…) la única norma es que deben ser empleados en el cuerpo de la artista. De esta forma, Abramović realiza un extremista estudio sociológico ya que el público, al principio pasivo, empezó a comportarse progresivamente de forma más violenta. La artista no debía mostrar ningún tipo de expresión durante la performance, la cual duró seis horas.

Performances con Ulay

En 1975, Marina conoce a Ulay, otro artista con las mismas inquietudes que ella, la misma técnica que ella, y la misma fecha de cumpleaños que ella. Juntos, durante los trece años que compartieron, realizarían performances como los siguientes:

1
Breathing in/Breathing out (1977): en esta performance, Marina y Ulay colocaron micrófonos en sus gargantas y pegaron sus bocas, labio contra labio, besándose pero a la vez compartiendo la respiración, que sonaba por toda la sala. De esta forma, solo compartían el dióxido de carbono, agotando el oxígeno de sus pulmones. La performance duró diez y nueve minutos, tras los cuales cayeron los dos artistas desmayados al suelo. Esta performance habla sobre la influencia que tiene el individuo sobre el otro en las relaciones de pareja, pudiendo llegar a ahogar a la otra persona o destruirla, absorber su vida por completo.

2
Imponderabilia
 (1977): Tratando de seguir interactuando con el público, Marina y Ulay crean esta performance en la que, desnudos, se ponen uno enfrente del otro, dejando un pequeño espacio entre ellos y formando una gruta humana por la que los espectadores deben pasar. La performance duró noventa minutos.

httpv://youtu.be/QgeF7tOks4s

3
The lovers (1988): Tras trece años de intensa relación, Marina y Ulay deciden romper con su amor y lo hacen mediante una nueva performance. Situándose cada uno en un extremo de la Gran Muralla China, emprenden un camino que los reunirá en el centro de la famosa construcción. Una vez se reencuentren, dejarán de verse y comenzarán una nueva vida por separado. Esta obra lleva la máxima del performance a su mayor expresión: el arte no debe ser diferente a la vida, sino que tiene que se una prolongación de las acciones de la misma. Los artistas estuvieron caminando noventa días.

Performances tras el final de la relación con Ulay

Tras la ruptura, Marina Abramović comienza a realizar obras en las que lo estético cobra un papel muy importante. Se introduce, además, en el teatro y coincide con su mayor reconocimiento artístico.

1
Balkan Baroque (1997): El tema de la obra era la guerra de los Balcanes. En esta performance, Marina colocó en una sala tres pantallas con imágenes de su padre, de su madre y de ella misma. En el centro de la instalación se pusieron dos mil kilos de huesos a los que Marina estuvo, durante seis horas, arrancando lo que les quedaba de carne y piel.

2
The Artist is present
 (2010): Y aquí volvemos al principio. Volvemos a esa señora de nariz prominente y melena oscura. Tiene ya sesenta y cuatro años y se ha cansado de ser alternativa, envejece y quiere lograr que el performance sea una expresión artística real, tan respetable como las tradicionales. Así que organiza una exposición en el MoMa durante tres meses en los que otros artistas realizarán algunos de sus performances más conocidos, donde habrá material fotográfico y audiovisual sobre toda su carrera artística y, además, realizará una nueva performance: The Artist is present. La obra consiste en estar tres meses sentada en una silla, en una sala muy iluminada del MoMa, con otra silla delante en la que cualquiera podrá sentarse. Al espectador se le permitirá estar un máximo de quince minutos frente a ella, suficientes para que la emoción brote. Marina trata a cada espectador con la misma atención y respeto; el concepto de obra de arte se humaniza hasta tal punto que Abramović se convierte en ese cuadro que emociona a cualquiera y que es imposible detenerse solo treinta segundos: “Muy pronto me convierto en el espejo de sus propias imágenes” (Marina Abramović).

Una vez más, siguiendo la máxima del performance art en el que el arte debe ser una prolongación de la vida, Marina afirma “si estás durante tres meses, la performance se vuelve la vida misma”.

La inactividad en acción está desacreditada, el silencio está desacreditado y el ayuno está desacreditado (…) esto es lo que impresiona a la gente especialmente cuando está por cuatro, cinco, seis, siete, ocho, nueve, diez once, doce, trece, catorce, quince, dieciséis días, inactivo, en silencio, haciendo ayuno, absolutamente inmóvil.” Ulay

 

MAI (Marina Abramović Institute)
En 2013, tras mucho papeleo, Marina consiguió adquirir un antiguo teatro construido en 1929 en Hudson, un pueblo a unas dos horas de viaje en coche desde Nueva York. Su propósito: crear el Instituto Marina Abramović, un lugar dedicado exclusivamente al Performance Art (de Marina y otros artistas), luchando de esta forma contra lo efímero de este arte. En la institución se proyectarán películas como, por ejemplo, Bed-In, de Yoko Ono y John Lennon (de 168 horas de duración), se realizarán performances a lo largo del día y permitirá al visitante experimentar el Método Abramović, el método de “desaceleración del cuerpo”:

Hay dolor pero es una especie de secreto muy guardado; el momento en que pasas por la puerta del dolor entras a otro estado mental. Esta sensación de belleza y amor incondicional, esa sensación de que no hay fronteras entre tu cuerpo y lo que te rodea y comienzas a sentir esa sensación de ligereza y armonía contigo mismo, algo se transforma en sagrado.” (Marina Abramović, sobre el Método Abramović)

Para crear este “spa cultural”, la artista tuvo que pedir ayuda económica, creando una campaña para que quien pudiera donara una cantidad determinada. Finalmente lo ha logrado.

Destaca la ayuda que ha recibido de la cantante Lady Gaga, de la cual se ha difundido un vídeo en los que aparece realizando algunos ejercicios del método Abramović:

httpv://youtu.be/sosDEphAerY

Marina Abramović, con detractores o sin ellos, se ha convertido en una artista reconocida, respetada y admirada, a veces tratada como si fuera una estrella.

Su experiencia en la vida/arte, le ha llevado a escribir su humilde manifiesto:

  • Un artista no debería mentirse a sí mismo ni a otros.
  • Un artista no debería robar ideas de otro artista.
  • Un artista no debería corromper su obra por el mercado.
  • Un artista no debería matar a otro ser humano.
  • Un artista no debería convertirse a sí mismo en un ídolo.
  • El arte debe estar en relación con la vida amorosa del artista.
  • Un artista debería evitar enamorarse de otro artista.
  • Un artista debería evitar enamorarse de otro artista.
  • Un artista debería evitar enamorarse de otro artista.
CategoríasArs

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *